21 oct. 2010

'Chitumá'

¿Que pasa viejo? ¿Puede ser que todo el país sea de los dirigentes más sucios? La República Cacocrática Argentina le pertenece a una horda de sindicalistas, punteros, intendentes y otros funcionarios. El apriete, el tiroteo, la demostración a través del movimiento de masas, la descalificación,la amenaza constante, son las herramientas de manipulación y gobierno. A todos les lavan el cerebro, tienen un montón de chabones agarrados de las bolas asistiendo a las manifestaciones, son muchos los que no tienen alternativa, y nos van a matar a todos. Nadie quiere hacer nada, nadie parece decidido a hacer nada, y mientras, estos muchachos están avanzando sobre los intereses de todos nosotros. No se puede hacer un movimiento para que todo cambie que no responda a ninguna bandera ni jefe nefasto, porque te atacan, y nadie quiere salir del esquema perverso que nos consume. No creemos en la policía, no creemos en los dirigentes, no creemos en nada ni en nadie, pero ¿que carajo hacemos? Nada. ¿Cual es la solución? No sabemos. ¿Hay una solución? Tampoco lo sabemos siquiera. No tenemos representación ni representación, porque la representación en sí implica tener un estandarte y formar parte del problema. Hay un grave problema a nivel legislativo, y a nivel judicial, porque si hubiese leyes actualizadas y eficaces, y estas se cumplieran, no habría tantos problemas, y tampoco haría falta soportar a tantos funcionarios y gremios burócratas-mafiosos que vienen a sacarnos lo que nos corresponde, y no estoy hablando de plata específicamente, es de lo que menos estoy hablando. Estoy hablando de derechos universales e individuales. Estoy hablando del derecho a la salud, a la educación, a tener una garantía mínima de seguridad, un gobierno representativo y responsable, una democracia abierta y polilateral, nacida de elecciones justas y limpias, el derecho a ser dueños de lo que nos merecemos por esfuerzo, el derecho de elegir, y de elegir sin ser tildados de algo automáticamente. En este país la única garantía que tenés es que para el mes siguiente al menos una cosa aumentó y tenés un corte de tránsito los viernes a la tarde inevitablemente. Después hablamos de nacionalismo. El nacionalismo el la doctrina de los imbéciles adiestrados por una bandera, ciegamente. No pasa por el nacionalismo, pasa por la calidad de persona. Pero vivimos en un Estado, que no estoy de acuerdo con la existencia de los Estados, pero no puedo cambiarlo. Así que al menos trato de luchar porque sea purgado. Sería buenísimo tener los medios para poder hacer algo grande.
Federico.

4 comentarios:

  1. Tenés miedo que te tire la maldición de internet, que consiste en que te manden zumbidos los evangelistas los domingos en su tarea misionera.

    ResponderEliminar