17 feb. 2011

Hoy me siento de jueves.

Hoy, jueves 17 de febrero de 2011, escribo estas lineas porque en lineas generales, fue un día muy aburrido, pedante, pedorro, soreto, falto de todo, liviano emocionalmente, de pocas calorías. Un día mediocre, un día que no tiene nada que ofrecer, que podría ser borrado de la existencia de un plumazo y nadie se daría cuenta. Las mismas caras haciendo la misma morisqueta, la muerte multimedia, el fogonazo que nos alcanza para calcinar toda la emoción del ambiente. Una ola de desinterés en la playa del día a día, decenas de miles de víctimas arrasadas por la inutilidad y el arraigo hacia el sinsentido de la rutina mas pesada. Un mundo dominado por la repetición y el martirio de estar superpoblado de nada. La muchedumbre con la conciencia llena de cosas que a nadie le importan se desplaza como una lombriz repleta de aire por las vias del embole. A la mierda, día aburrido, aunque al menos no es un día triste.

Federico.

13 feb. 2011

Diciendo cosas crípticas en inglés (?)(?)(?)

Hola gente con pelos en la nariz. Ahí dejo mi Tumblr para que veáis mis cosas crípticas en inglés mal escrito, así podéis internarme mas rápido en el neuropsiquiátrico el miércoles sin tanto papelerío.

Hombre caja

Que sea de vuestro agrado :B

Federico.

Textos de mierda I






Llegó el momento de empezar a sacarme de adentro las cosas que me están matando. Porque me están matando, ya no puedo pensar en nada, quiero poner un punto y aparte en algunas cosas pero quiero dejar vivas otras cosas. No puedo meter todo en una bolsa, porque a pesar de todo, siempre fue algo muy lindo. Mis mejores recuerdos, mis mejores días, aquellos días en que podía sonreir, que podía despertarme con ganas de disfrutar el día, tenía un proyecto, una meta, un objetivo, tenía algo por lo que valía pelear, algo que me exigía el máximo sacrificio, toda la entrega, y es lo que hice, jamás hubiese pensado que iba a ser poco, o que iba a pasar por alto muchas cosas, por ser muy dormido talvez, no sé si es toda mi culpa, pero se que tengo mucho que cambiar. Pero me siento un poquito muerto, no vivía para mí, trabajaba para poder viajar los fines de semana, todo lo que hacía era esperar al viernes para salir y así estuve hasta dejé de estarlo, casi dos años, esperando para poder empezar otra etapa de la vida, y al final voy a empezar otra etapa, pero muy lejana de lo que quería.

Todo esto, no puedo hacer que deje de dolerme, me tiró a la mierda, me quitó la energía, las motivaciones, si vivís para alguien y no podés hacer que sea feliz, es lo mas feo que te puede pasar emocionalmente, el hecho de dar todo, sin esperar nada a cambio y que eso no sirva, es muy triste, es devastador. No poder hacer nada, tener el mundo en la palma y que sea poco, poner el corazón en una causa que independientemente del esfuerzo no pueda tener éxito. Resignar la comodidad, resignar todo lo que el mundo pueda ofrecer por alguien, alguien que sabés que nadie en el mundo puede reemplazar, alguien que no tiene precio alguno y que puede hacer que toques el Cielo con la mano y que veas todas las maravillas del universo en su sola sonrisa. Perder la chance de poder compartir la vida con alguien así supone para mí la muerte en vida. Mas allá de haber entrado en una etapa en la cual murió una relación y nació otra, que es distinta, no es mejor ni peor, es una amistad de oro, de platino ahora, y jamás quiero perder el afecto que nos une, pero maldigo el momento que se desvió el camino, eras lo que yo quería, no quería nada mas. Ahora ya es tarde, y aunque se pudiera volver no es algo que quiera hacer. Pero que estoy sufriendo como lo peor no tengo dudas, ya di vuelta la página, pero perdí parte de mi vida en el medio, me costó un sacrificio, sobre todo porque como ya dije, me niego a olvidar tantos momentos sublimes. Jamás voy a caer de vuelta en un estado de enamoramiento y entrega tal, no es posible, por mas autoestima que pueda tener y aunque me hicieran una lobotomía. Sinceramente no estábamos unidos por una cosa física ni por deseo superficial, al menos no yo. A mí siempre me atrajo la persona por sobre las "virtudes", siempre valoré mas el hecho de ser como es antes de la inteligencia o belleza, que también le sobraban. No sé, no hay nada que no hubiese dado por verla feliz, pero con el paso del tiempo perdí mi capacidad de darle lo que quiere, me da mucha tristeza. Y me da mucha tristeza que no se lo haya podido decir a tiempo, todo lo que siento, porque le dije muchas veces lo que siento, pero nunca de una forma de que lo entienda. Me gustaría ser menos egoista, o menos pelotudo, desperdicié lo que fue la oportunidad de mi vida para encontrar alguien que me valore por lo que soy y no se quede solo con lo malo. No quiero volver, pero quiero volver a hacerte sonreir, algun día, aunque no leas esto, no me importa, el sentido de que escriba estas lineas es sacarlo de mi, después si alguien lo ve o lo entiende ya trasciende mi poder, pero no quiero que se me pida olvidar o dejar de sentir lo que siento, porque siempre te admiré, y te amo, pero solo que no de la misma manera, sino de una forma mas pasiva, estoy como suspendido, no espero nada, solo quiero que confies en mí y me veas como a alguien que daría su vida por vos, porque es cierto, quizá consiga una pareja y hasta me enamore, y puedo separar las cosas perfectamente, pero no puedo dejar de pensar que te debo la etapa mas feliz de mi vida, y siempre voy a estar cuando necesites mi ayuda, siempre. No voy a dejar que me digan que dejé de vivir en el mismo mundo que los demás seres humanos por 699 días solo para aceptar que era demasiado perfecto. Hice lo que hice, cosa que nadie nunca va a saber en su totalidad, cosas realmente excesivas, solo por vos, y no lo hice por nada, y no me arrepiento, y hubiese vuelto a hacer. Mi imperio por tu sonrisa, mi vida por un abrazo tuyo, que fue el regalo mas cálido y hermoso que me dió jamás un ser humano, me hiciste llorar como nadie de felicidad, de tristeza, de empatía, me hiciste entender muchas cosas, me hiciste ver el mundo con otra óptica, y también me mataste porque la necesidad lo requería, y es horrible, a pesar de todo sigo creyendo que no tengo algo malo que decir de vos, aunque me enoje por lo mal que resolvimos esto y por la falta de diálogo. No me arrepiento de lo que viví con vos, nunca me voy a arrepentir, aunque esté deshecho. Siempre te amé y te voy a apoyar y querer mucho mas. No te voy a dar el mundo, pero voy a estar ahí cuando necesites lo que sea, en las buenas y en las malas, y cuando necesites que te escuchen, ahí voy a estar, cuando necesites...

No sé si quiero seguir escribiendo mucho mas, al menos por hoy.

Federico.

1 feb. 2011

Trata de imaginar...

Solo y ocioso, encontré amistad, y después edificamos esta pared, pared que costó hacer, pero se veía firme, sólida, irrompible, el tiempo corría y nosotros mirábamos esa linda pared, como nos daba abrigo, protección, era el refugio que teníamos, había costado levantarla, pero se sobrejustificaba. Un día decidimos poner un gran cuadro justo en el medio, ocupaba gran parte de la superficie de nuestra bella pared, pero necesitábamos el cuadro, queda mal mirar a la pared, por mas que no esté vacía, pero el cuadro era necesario por razones desconocidas. No me opuse. Un día la pared comenzó a agrietarse, justo detrás del cuadro, pero nunca pude verlo, había un pedante y monstruoso cuadro justo delante de ella. La estructura perdió su solidez, pero no podía sospecharlo, la grieta creció en superficie y en profundidad mientras yo tarareaba y jugaba con mis dedos mirando el cuadro. Un día llegué de la calle y me sorprendiste, me dijiste que había algo malo con la pared, justo detrás del cuadro, que se asomaba una rajadura por uno de los bordes, cuando lo advertí fui a comprar materiales para arreglarla, pero desconocía que estaba tan dañada. Cuando por fin llegué dispuesto a que saquemos el cuadro y la arreglemos, me di cuenta que el cuadro ya no estaba ahí, lo habías sacado, y también estaba la pared derrumbada. Me dijiste que habías visto la rajadura antes, pero no me avisaste porque ibas a tratar de pintarla o algo. Ahora no querés ver una pared rota, por eso te fuiste, no sabés si soy capaz de hacer una parecida, no tenés mas confianza. Y ahora estoy solo y con un montón de escombros. No me querés ayudar a juntarlos al menos, dije que voy a levantar otra pared, y que a esta no vamos a ponerle ningún cuadro de mierda adelante. Vos me pedís que la haga tranquilo, porque no sabés si voy a poder, y de hecho no creés en mí. Yo solo quiero que me ayudes a re-edificarla, o por lo menos, a limpiar el desorden, porque no puedo vivir en este estado.
Federico.