13 mar. 2011

Seguro de vida

Odias tu vida, tu rutina, no te gusta lo que hacés ni un poco, no te gusta tener que elegir constantemente en una dicotomía que no te ofrece nada, sólo arriesgar lo menos posible para no quedarte con nada. Te roban la ilusión, te roban el apetito, las mañanas son desabridas pero no tanto como los atardeceres grises repletos de mediocridad.

Podés terminar con todo, 'it's up to you, my friend', pero sin embargo, no lo hacés. ¿Qué es lo que te lo impide? ¿Es acaso el fruto de tu esfuerzo? ¿Son acaso tus logros profesionales? ¿Lo son tus ferreas convicciones? ¿O será tu espíritu de lucha? No, no es ninguna de esas cosas la razón que te ata firmemente a la vida. El manatial de luz que impide que te seques entre tanta obscuridad proviene justamente, para tu contradictoria desgracia mi querido misántropo, de las personas. Sí, eso es lo que se lee. Personas. Son tus amigos, quienes te han aguantado, a pesar de tu necedad y tu idiotez insalvable, a pesar de tu poca humildad, de tu falta absoluta de convicción y de reconocimiento hacia ellos; es tu familia, que estuvo ahí jodiéndote para que no seas tan estúpido, que no te equivoques como indefectiblemente contra todo pronóstico planeabas; y por sobre todas las cosas es una persona, que no es conciente de lo que le debés (le debés tu vida, literalmente), aunque nadie lo sepa hasta el momento que estas lineas sean leidas, tu ahijada, a ella le debés el derecho a vivir, y por ella tenés la obligación de vivir. Serías una basura, un egoista de los peores si hubieses tomado una decisión irrevesible por sobre los que te apoyaron, cagándote en todo. Y a ella mas que a nadie, le debés tu alma, porque te quiere mucho, y vos a ella aunque seas un sorete que no demuestra sus sentimientos con quien corresponde. La querés desde antes de conocerla, y siempre la vas a querer, es la razón mas importante y en extremo irrevocable para que te despiertes todas las mañanas de tu existencia, así te sientas miserable y no tengas idea de como superar tus problemas. Ese es tu seguro de vida, y es lo más hermoso que tenés, sos su segundo padre y ya va siendo hora de que te hagas cargo de algo en tu vida. Pedazo de puto.

Federico.

1 comentario:

  1. Sí, escribo hablándome en tercera persona porque soy un bipolar que quiere a su ahijada mas que a nadie.

    ResponderEliminar