5 sept. 2010

Desde la noche

 En la noche del domingo de la semana que me encontró mal parado y me dio un golpe bajo, estoy curándome lentamente de mi puta amigdalitis, o anginas, o lo que mierda sea, después de haber sufrido un desgarro anal para pagar las pastillas esas, por lo menos anduvieron y ya puedo respirar debidamente por la nariz. Ya puedo tragar casi con normalidad, y no me duele la cabeza. Ya puedo volver a ser una puta, tranquilamente.

 Por otro lado, pasé el fin de semana casi sin salir de mi habitación, en pijama, y configurando la notebook, odio admitir que no fui capaz de terminar el libro que estaba leyendo, y eso es algo que tengo que hacer esta semana sí o sí.

 Que semana de mierda que fue, y que semana de mierda que se avecina, no puedo creer que vaya a empezarla tan mal, me van a estar esperando con la picadora de carne y encima, estoy con muy pocas pulgas y con una vocecita dentro de mí suplicando "mandalos a la mierda a todos", pero eso es algo que lamentablemente no puedo hacer ahora, salvo que me gane el quini esta semana, que es poco probable...

 Así estaré los siguientes días, entre espadas, pero lo bueno es que el próximo fin de semana me voy a Mar del Plata, me recupero y después a seguir la vida haciendo de cuenta que me siento re feliz haciendo lo que hago de lunes a viernes. Y todavía llamaba hipócritas a los demás...

 Fede.

3 comentarios:

  1. *vocesitas (?)(creo, no sé, dudo que la RAE contemple diminutivos estúpidos)

    ResponderEliminar
  2. Pero técnicamente no soy puta, sino ninfómana, o puta ad honorem, ya no sé...

    ResponderEliminar