17 feb. 2011

Hoy me siento de jueves.

Hoy, jueves 17 de febrero de 2011, escribo estas lineas porque en lineas generales, fue un día muy aburrido, pedante, pedorro, soreto, falto de todo, liviano emocionalmente, de pocas calorías. Un día mediocre, un día que no tiene nada que ofrecer, que podría ser borrado de la existencia de un plumazo y nadie se daría cuenta. Las mismas caras haciendo la misma morisqueta, la muerte multimedia, el fogonazo que nos alcanza para calcinar toda la emoción del ambiente. Una ola de desinterés en la playa del día a día, decenas de miles de víctimas arrasadas por la inutilidad y el arraigo hacia el sinsentido de la rutina mas pesada. Un mundo dominado por la repetición y el martirio de estar superpoblado de nada. La muchedumbre con la conciencia llena de cosas que a nadie le importan se desplaza como una lombriz repleta de aire por las vias del embole. A la mierda, día aburrido, aunque al menos no es un día triste.

Federico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario